Una investigación de la Universidad Autónoma de Madrid explica cómo el cerebro influye en la manera que comemos

¿Tratás de cuidarte pero hay tentaciones que no podés dejar pasar? Ahora la ciencia dice que le podés echar la culpa de eso a tus genes. Se trata de una investigación de la Universidad Autónoma de Madrid que es la primera en describir cómo éstos afectan nuestros hábitos alimenticios .

Para algunos el antojo imparable es el chocolate y para otros es la papa en cualquier formato, aun cuando saben que no son lo mejor para su salud. Al primero, por ejemplo, se lo asoció a ciertas variantes del gen que expresa el receptor de oxitocina. A la par encontraron que un gen relacionado con la obesidad juega un rol importante sobre la preferencia o repulsión a las verduras.

Lo novedoso de este trabajo, hecho sobre 818 hombres y mujeres, es que se basó en el comportamiento de personas saludables. Algo inusual en el campo, en el que ya se trabajó mucho la relación entre la herencia genética y los desórdenes alimenticios.

Los detalles que encontró este equipo pueden servir para diseñar dietas más complejas, que entiendan más cómo funciona el cerebro de cada individuo y la mejor manera para que logre resultados exitosos sin tantas recaídas.

Fuente