Suiza se jacta de ser pionero en innovación en materia de chocolates desde el siglo XIX. Después del chocolate con leche, el amargo y el blanco, el último invento del país fue anunciado ayer: el chocolate “rubí”.

chocolate_ruby2-680x507

Barry Callebaut, el proveedor de chocolate y productos de cacao más grande del mundo, asegura que la variedad de color rosado atraerá particularmente a los millennials, aquellos consumidores nacidos a partir de principios de la década de los ochenta. También quedó claro que con este producto se intenta abrir nuevos mercados de chocolate. Su lanzamiento se hizo en Shanghai, China.

La compañía con casa central en Zurich no vende directamente a los consumidores, sino que abastece a los fabricantes de chocolate de todo el mundo, por lo que los productos de chocolate rubí tardarán otros seis meses o más en llegar a los comercios. Pero Peter Boone, director de innovación en Barry Callebaut, aseguró que espera que el rubí sea “la cuarta variedad de referencia después del chocolate amargo, con leche y blanco”.

Los fabricantes de chocolate sienten en todo el mundo la presión que significa el cambio de hábitos de los consumidores,que ahora prefieren alimentos más sanos y se alejan de las “grandes alimenticias”. Además, se ven afectados por la debilidad del crecimiento económico global. Los volúmenes globales del mercado de golosinas de chocolate cayeron 1,5% en 2015 y 0,4% el año pasado, según Euromonitor.
Para reconstruir ventas, los fabricantes de chocolate de Suiza están tratando de innovar y ofrecer productos de chocolate más exclusivos y sofisticados. Por ejemplo, Nestlé amplió en Japón su producción de KitKats con sabores exóticos, incluyendo las versiones con pistacho y arándanos.

El lanzamiento del chocolate rubí es ideal para esa estrategia. Barry Callebaut hizo énfasis en que el proceso industrial no incluye frutos rojos, saborizantes ni colorantes. El chocolate rubí, afirmó que es distinto a los demás, es más suave, no es amargo, no es lechoso y tampoco es dulce, sino que es una tensión entre su sabor frutado y una suavidad exquisita”.

El chocolate rubí se elabora a partir de granos de cacao rubí, cultivados en países como Ecuador, Brasil y Costa Marfil, pero la innovación estuvo más presente en el proceso industrial, detalles sobre el que Barry Callebaut no ahondó.

“No será una revolución para el mercado de chocolate, pero podría ayudar a crear demanda”, dijo Jean-Philippe Bertschy, analista de Vontobel. “Cuando uno observa lo que quieren los millennials, definitivamente es lo “natural”, agregó.

Fuente